AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

El binomio de género, la gran estafa occidental

La identidad binaria de género parece quedarse muy antigua en Occidente. Sin embargo, en culturas que podemos considerar, desde nuestra superioridad moral europea, como más bajas, logran aceptar una mayor diversidad de etiquetas genéricas. Podíamos hablar del tercer sexo, tal y como se conoce comúnmente a este tipo de identidades.


Entre esta alternativa al binomio tradicional de género, podemos encontrar casos como los hijra, intersexuales a los que, ritualmente, se le extirpan los genitales. Mantienen relaciones con hombres, imitan las conductas y costumbres socialmente entendidas como femeninas y son considerados con un rol social específico. También destacan los fa`afafine, personas de Samoa que conviven como mujeres. Mantienen relaciones con hombres, los cuales también les consideran mujeres abiertamente y sin prejuicios sociales.

En México los rarámuris disfrutan de una gran flexibilidad sexual. Es común el intercambio de parejas en algunas de sus fiestas y reconocen un tercer género con personas que se identifican con el rol social del género contrario. Entre los inuit habita una tercera identidad. A algunos niños y niñas se les educa en el sexo contrario al de su nacimiento por los sueños que han tenido sus madres. En la pubertad muchos de ellos cambian su género respecto a su correspondiente educación, reencarnándose en su sexo biológico. Por todo ello, son vistos y admirados como los chamanes del grupo.