AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

Cinco fotografías manipuladas que se convirtieron en iconos del fotoperiodismo

October 17, 2017

De fotografías históricas a burdos montajes: las cinco instantáneas que nos engañaron a todos

 

Hay fotografías que se han convertido en iconos de una época, un segundo decisivo que, por su potencia gráfica, captó la esencia de su tiempo. Al pensar en este tipo de imágenes seguro que se nos vienen a la cabeza instantáneas como Muerte de un miliciano, de Robert Capa, o El beso del ayuntamiento, de Doisneau. Sin embargo, quizás no sepas que muchas de ellas fueron manipuladas para conseguir el efecto deseado.

Y es que la principal fuerza de estas icónicas imágenes reside en la habilidad del fotógrafo para captar ese instante decisivo. Estar en el escenario adecuado, con el ojo avizor, e inmortalizar para siempre un momento efímero que de otra forma se habría perdido para siempre. Por este motivo, cuando se descubre que tales fotografías fueron manipuladas, parte de esa potencia gráfica se diluye. Y más si tenemos en cuenta que estas imágenes se realizaron con fines informativos, para que personas de todo el mundo pudiesen conocer de una forma fiel y veraz las estampas de los principales acontecimientos contemporáneos.

Así pues, ¿qué imágenes históricas manipuladas nos han engañado a todos?

 

 

El beso del ayuntamiento – Robert Doisneau

 

Durante décadas esta fotografía fue el símbolo de la ciudad del amor. Dos jóvenes captados en mitad de un beso apasionado entre el gentío parisiense. Sin embargo, 40 años después de que Doisneau publicase esta imagen en la revista Life Magazine, el fotógrafo francés tuvo que admitir que había contratado a dos actores para que posasen para él.

Detrás de esta fotografía se encontraba el encargo de Life a la agencia Rapho para que captase el ambiente del París del amor después de la II Guerra Mundial. Ésta agencia decidió contratar a Doisneau por su trabajo en las calles de la capital francesa, donde se había dedicado a captar la belleza de los actos cotidianos. No obstante, hubo una premisa clara en este trabajo: debía hacerse con la mayor celeridad posible. Acostumbrado a recorrer durante días enteros las calles para captar, quizás, una o dos fotografías realmente buenas, el fotógrafo francés fue probablemente víctima de un apremio que le llevó a falsear algunas instantáneas, entre ellas la que se convertiría en el gran icono de su trabajo durante décadas.

 

 

Un sastre con su máquina de coser - Steve McCurry

 

El fotógrafo estadounidense Steve McCurry fue durante muchos años el documentalista más reputado de National Geographic. Sus potentes imágenes narraban la dura realidad de algunas de las zonas más pobres del planeta, desastres naturales y conflictos bélicos. Suya es una de las imágenes más famosas de los últimos tiempos, la de La niña afgana de ojos verdes y penetrante mirada.

Sin embargo, sus trabajos casi perfectos escondían una dolorosa verdad: había estado manipulando sus fotografías durante años. Quizás la modificación más grave fue la de la imagen del sastre portando su máquina de coser durante unas inundaciones en la India. La instantánea original fue tomada en horizontal y, para que pudiese ocupar la portada de National Geograpic en vertical, McCurry añadió artificialmente agua por debajo y aire por arriba. No obstante, modificó muchas otras imágenes con Photoshop a lo largo de los años, para eliminar elementos que consideraba que rompían la composición de éstas. Pero la manipulación de la portada de una de las revistas más importantes de todos los tiempos es, sin duda, la peor de todas.

 

 

Franco con Hitler en Hendaya – Agencia EFE

 

El 23 de octubre de 1940 Francisco Franco y Adolf Hitler se reunieron en la estación de la localidad francesa de Hendaya para negociar la entrada de la España fascista en la II Guerra Mundial junto a las potencias del Eje. Tras horas de interminables negociaciones, en las que el dictador español exigió importantes territorios en África que su homólogo alemán no estuvo dispuesto a aceptar, no se llegó a un acuerdo.

Más allá de este desacuerdo, el encuentro dejó una imagen icónica modificada para la historia. En ésta aparecen Hitler y Franco, con el dictador español saludando en actitud marcial a no se sabe quién. Esta fotografía fue manipulada en varios aspectos. En primer lugar, Franco no aparece saludando en la original; de hecho, sale con los ojos cerrados. Además, el dictador español era bastante más bajo que el alemán, pero en la instantánea parecen de una altura similar. Y es que la propaganda del régimen no podía permitir que su líder fuese inferior a Hitler en ningún aspecto.

 

 

Un soldado ondea la bandera soviética en el Reichstag - Yevgeny Khaldei

 

Esta fotografía es, probablemente, la imagen propagandística más potente de la historia de la Unión Soviética. Un soldado ondea la bandera de la URSS en el Reichstag, sede del parlamento alemán, al final de la II Guerra Mundial. La instantánea fue tomada por Yevgeny Khaldei, el fotógrafo del ejército ruso, quien no sólo planificó el instante para que conseguir la fotografía que deseaba Moscú, sino que además la modificó posteriormente añadiendo humo al fondo y aumentando el contraste, con lo que la hizo más lúgubre y dramática.

 

 

Muerte de un miliciano – Robert Capa

 

Hemos dejado para el final esta potente imagen porque, pese a que se ha especulado mucho, aún no se sabe si realmente fue un montaje de Robert Capa. El tremendo ‘don de la oportunidad’ mostrado por el fotógrafo húngaro y el hecho de que se demostrase que el frente se encontraba a varios kilómetros de donde se tomó en ese momento la fotografía han alimentado la polémica.

Montaje o instante decisivo, lo cierto es que esta fotografía encumbró al joven fotógrafo de guerra que, posteriormente, se convirtió en uno de los reporteros gráficos más importantes de todo los tiempos. Y, además, se convirtió en una de las imágenes bélicas más icónicas de todos los tiempos.

 

 

 

Autór: Pablo Rodriguez Gonzalez

Please reload

Please reload

Search By Tags