AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

Espacios que abren sus puertas a las mascotas, ¿y los alérgicos?

April 17, 2018

Cada vez son más las empresas que apuestan por la convivencia entre animales y seres humanos. Hay quienes dicen que favorece el clima laboral, reduce el estrés y aumenta la productividad. Diversos locales de ocio están abriendo sus puertas también a las mascotas. Bares, tiendas u otros establecimientos reciben con los brazos abiertos a los animales, sobre todo a los perros. También es el caso de LANAU, que desde sus inicios está a favor y apoya la inclusión animal en el ámbito laboral.

 

Desde hace casi dos años en Madrid, los perros pueden viajar en metro y utilizar el transporte público acompañados de su dueño y un bozal. Medidas como estas acercan los perros a los humanos, compartiendo el espacio y fomentando la convivencia de especies. El número de perros censados crece y parece consolidarse como el sustituto de los hijos. “Menos costes y problemas”, pensarán algunos. 

 Por ello, la cultura y la sociedad han de aprender a convivir con unos animales que en España están en más de un 20% de los hogares. Casi siete millones y medio de perros había censados en 2015. Estas cifras advierten que por cada cinco personas en España, hay un perro. La visión animalista está siendo cada más potente. Como consecuencia, el ascenso de votos al PACMA (partido animalista), que se posicionó como el octavo partido más votado, a pesar de no lograr rascar un escaño.

 

Sin embargo, esta convivencia que podría presentarse como idónea, podría replantearnos alguna que otra contra. Las alergias a los animales son cada vez más comunes y notorias, pero en muchas ocasiones esta convivencia entre especies se produce casi de forma autoritaria. ¿Se debería especificar y señalar los lugares en los que se permitiera la entrada a los perros? ¿Es incoherente sacar alérgicos para meter animales en espacios humanos?

El metro de Madrid parece tomar conciencia del tema y por no reunir en los mismos vagones a viajeros humanos y perrunos, se reservan los últimos para las mascotas. Esta iniciativa debería traspasar fronteras y llegar a los establecimientos. No es cuestión de no permitir su entrada, sino de informar qué lugares pueden y no entrar los animales. ¿Prevalecen los perros por delante de los humanos en un bar? Eso sería decisión personal de la empresa, pero en caso de dar apoyo a la convivencia de perros con dueños, éstas deberían informar previamente para no dar lugar a situaciones incómodas que perjudicarían la salud de aquellos que somos alérgicos.

 

Igual que no impondríamos una tortilla a un alérgico al huevo, no deberíamos imponer esta convivencia. Diferente sería si hubiese una información previa que defendiese la posibilidad de meter a perros en estos establecimientos. Nosotros, como alérgicos, ya decidiríamos por nuestro propio pie si entrar en dicho espacio o no, conociendo de antemano las posibles consecuencias negativas que sobre nosotros pudieran caer.

Como vemos, aunque cada vez son más los espacios que deciden abrir sus puertas a los animales, habría que cuidar también a los principales destinatarios, que seríamos las personas, para no convertir el ocio o el trabajo en lugares de mocos, ronchas y tos. Siempre que hubiera previa información y aviso de que ese espacio puede ser compartido con animales, la convivencia podría transformarse en algo mágico. Aun así, no habría que caer en la incoherencia de posicionar a los animales por encima de las personas, al igual que nunca sacaríamos los huevos de las aves de sus nidos, para meter nosotros los nuestros. Convivencia, pero con preferencia y coherencia.

Please reload

Please reload

Search By Tags