AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

Sexual Snap: cerebro, corazón y bocadillo

May 6, 2019

Sara del Arco, mujer de bandera, luchadora y emprendedora, nos habla de la Escuela de Sexualidad Saludable, SEXUALSNAP,  que dirige desde LANAU como base de operaciones.

 

 

Sexual Snap tiene cerebro, corazón y… bocadillo. Del bocadillo nacen las palabras que Sara del Arco, su fundadora, 26 años, antropóloga y terapeuta sexual, regala en sus acompañamientos, sesiones, charlas y talleres de esta escuela itinerante por la sexualidad saludable, la educación y la salud sexual de calidad. Palabras que son suyas y de sus  acompañados a partes iguales, porque estos han tenido y tienen mucho que decir en esta iniciativa única que echó a andar hace ya algunos años pero que ha ido perfilándose hasta asentar su base de operaciones en LANAU.

 

Sara del Arco llegó a este espacio para dar a conocer Sexual Snap en uno de los WorK&Project que organiza el centro. Desde entonces hasta ahora ha hecho crecer su iniciativa en escenarios educativos, públicos y privados: desde la escuela a la familia, pasando por otros enjambres como el de amistad, el sanitario y el laboral.

 

Sexual Snap pretende curarnos en salud… sexual. Dice Sara del Arco que cada quien guarda una imagen distinta de la sexualidad y que para dibujarla hemos utilizado muy distintos óleos de nuestra vida. “Desde la educación familiar, el contexto sociocultural, la religión y rara vez la experiencia”, cuenta. Luego, llega un momento en nuestras vidas en que tomar decisiones sexuales se asemeja a ascender un Tourmalet.

 

 

Formada en España, Reino Unido y Austria, analiza la sexualidad dentro del espectro más amplio de la educación en las relaciones humanas y sus roles. La información y la comunicación como herramientas fundamentales para comprender y propiciar el bienestar entre las personas, según cuenta de ella Berta Delgado en una entrevista previa en YanMag.

 

El camino de su carrera profesional hasta llegar a Sexual Snap con solo 26 años de edad recorre largas etapas como voluntaria en distintas organizaciones y años de trabajo en salud sexual. “Desde víctimas de trata, a pacientes VIH intergeneracionales, pasando por jóvenes en la diversidad y exclusión socio-sexual y familias llenas de curiosidad…”, explica.

 

De ella dice alguien que pasaba por aquí que es “una gran mujer”. Pequeña en tamaño pero grande en empatía y formación, así es como siempre la han mirado los demás. Cuenta que desde muy niña su entorno estaba convencido de que terminaría estudiando Psicología. 

 

1. Sara del Arco trabaja en tres áreas, el corazón - “las sesiones más demandadas y más personalizadas: individuales, familias y grupos con vínculos de amistad o de otro tipo”, comenta- el bocadillo - “talleres y actividades; el último, Enigma Room celebrado precisamente en LANAU-, y cerebro - “formación a distintos perfiles profesionales incluyendo a sanitarios y sociosanitarios y asesoramiento a entidades y empresas”, agrega-. “Salud sexual de andar por casa”, así es como se define el modelo en su página web. En español, Sexual snap significa intercambio de cuerpos. “Yo te acompaño con mi cuerpo y con aquello que sé, con mis conocimientos, a que tú, otro cuerpo, encuentres la manera de ser autónomo”, explica. “Yo no resuelvo el problema: yo te acompaño en el camino de resolverlo”, concreta. Corazón, comunicación y cerebro.“Tres partes que están siempre conectadas pero la que siempre falla es la del centro, la comunicación, tanta externa como internamente”, cuenta.

 

“Recuerdo un caso muy reciente que terminó convirtiéndose en una gran terapia de grupo”, relata. Comenzó por una madre y dos niños. Ella me pidió ayuda para acompañar a sus hijos en su conocimiento sobre la sexualidad. Pero al poco tiempo una amiga suya se sumó a la misma sesión con sus hijos. Una tercera persona, vinculada al mundo del arte y con otras inquietudes sobre la sexualidad y más enfocadas a su profesión, se unió también. “Con lo cual, terminamos por constituir un gran grupo, subdividido en dos -adultos y niños- que trabajaban temas en conjunto y por separado según se requiriera”, explica. “¿Parece un grupo grande?”, pregunta. “Grande para una sola terapeuta pero pequeño para incidir en este tipo de educación”, subraya. “Este es un ejemplo de acompañamiento familiar que se fusiona con asesoramiento, ya que se realiza atención familiar en desarrollo sexual (acompañamiento) y actualiza información en el contexto educativo en diversidad sexual (asesoramiento, de profesional a profesional)”, explica por definir.

 

Sexualidad de andar por casa

 

Y en esta sexualidad de andar por casa, ¿cuáles son los conflictos más habituales? “A mi juicio”, responde, “las expectativas que nos creamos a nivel de práctica, en cuanto a un tipo de cuerpo y de situación; en definitiva, idealizar determinados contextos y personas. Falta de consciencia interna: sobre quién soy y qué sucede con mi sexualidad”. En la imaginación todo es ideal, “el cómo montárselo en la práctica (ars amandi) se hace más complejo ya que nadie explica ni resuelve dudas dentro del entorno cercano y supuestamente de confianza”, continúa. Lo que supone que tampoco se planteen la realidad al completo y tengan información sesgada de salud sexual, genital, y habilidades para relacionarse, negociar en lo que quieran o no practicar.

 

Esto es el corazón, la atención y mediación de la gestión de los cambios sexuales, la calidad de bienestar sexual, social y emocional a nivel individual. Al igual que a nivel grupal, se hace acompañamiento familiar en desarrollo sexual, salud y placer sexual, y la perspectiva cultural de ITG´s (infecciones de transmisión genital) y manejo de sexualidad saludable. A través de sesiones, por lo general, de no más de tres meses.

 

2. En el cerebro, encontramos la parte más formal de Sexualsnap, la que conjuga perfiles profesionales con los que compone una red de educación, comunicación y material formativo de calidad; es decir, adaptado y actualizado dentro de la accesibilidad, los derechos sexuales y reproductivos, la diversidad sexual... Sara del Arco habla aquí de su trabajo en “la revisión de relaciones de control, sexistas y/o discriminatorias, sobre todo en contextos laborales y educativos”. Y, pone el foco, principalmente, en la publicidad, el soporte que llega a más personas, con indiferencia de su edad, y el entra en todos los hogares como Pedro por su casa, “a través de master class, formaciones, ponencias, guías de remodelación y/o asistencia profesional continuada”, explica.

 

Peluches sexuales

 

Sara del Arco trabaja con herramientas que desbordan originalidad. Para sus charlas, conferencias y talleres, la terapeuta se ha hecho con una serie de peluches que representan  los órganos genitales, para explicar sobre ellos distintos asuntos a tratar. Todos estos muñecos tienen nombre. La mayoría son creación de Estoy hecho un trapo, otros son comprados, más comerciales. Con cualquiera de los dos tipos, el resultado es un acierto.

 

“Uso peluches por dos razones dispares”, introduce. “Porque crean curiosidad, proyectan cercanía y sobre todo porque pueden llegar más lejos que yo, ya que estimulan el sentido del tacto, otros también, pero el del tacto el que más”, explica por un lado. “Y porque representan partes del cuerpo que son tabú a lo largo, ancho y diagonal de nuestro atlas, y que además son invisibilizadas, estigmatizadas, mal tratadas; es más, categorizadas y definitorias en la estructura social para proyectar miedos, prohibiciones y ascos”, argumenta por otro. “Los mismos peluches son muy diferentes en experiencias, inspiraciones y perspectivas, y las bases de salud sexual de andar por casa es lo que las mantiene como equipo de genitales pares apto para todos los públicos”, termina por apuntalar.

 

Vulva Barbie representa a la conocida muñeca comercial que venía con un sinfín de accesorios, Pitoxico viene a ser a una persona en la etapa de la niñez y adolescencia y Vagina, denominada Come Inmundicia, está inspirada en la deidad Tlazoltéotl y representa la ciclicidad de la vida y la muerte en sus diversas e infinitas fases de sexualidad.

 

La Venus Negra

 

“Vulva Afri viene a representar algo así como mi crecimiento”. Sara del Arco es afrodescendiente. Cuenta que cuando comenzó con el proyecto de Sexual Snap llegó a su conocimiento la historia de La Venus Negra y la mirada que entonces, y todavía hoy, tenemos por quienes no percibimos como iguales. Recuerdo además, cuenta, el caso de una pequeña también afrodescendiente que tras una conferencia se acercó a preguntarme: ¿Por qué mi vulva no es rosa?”. “Eso fue un tirón de orejas a la educación”, describe. “La recibida por esta niña la hacía sentirse fuera del planteamiento que realizaba su libro de estudios en el cole y que la dejaba al margen de la sexualidad expuesta: blanca y rosada, como la de su madre, blanca, pero no como la suya propia”. En su opinión, esto nos hace plantearnos que la lucha va más allá: todavía hay muchos mitos que desbancar de la posición de poder que ocupan en nuestra cultura. Esta es una de las finalidades que se ha marcado Sara del Arco como colaboradora de Afroféminas.

 

 3. En el bocadillo, Sara del Arco incluye los talleres que imparte, las actividades que desarrolla, los grupos de trabajo en los que participa y los coloquios en los que interviene.

 

Además de antropóloga,  tiene también estudios en Psicoterapia, Salud Sexual y Comunicación en sexualidad. De aquí beben algunas de sus competencias en materia de lenguaje y su comunicación. “Descubrí cómo llegar mejor a la gente en temas tan tabú y escondidos como la sexualidad y la salud sexual”, ilustra. “He de reconocer que he experimentado muchas de las dificultades comunicativas que ahora acompaño”, confiesa, “y que hacen que haya una base de conciliación desde una comunicación amigable y respetuosa”.

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Please reload

Search By Tags