AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

Cuando se quema el arte.

Todos conocemos ya el desastre vivido en el Museo Nacional de Arte de Brasil, pero ninguno somos conscientes de todo lo que ello supone. Quizá las paredes de ese palacio no sostenían un Caravaggio, un Warholl o la Mona Lisa de DaVinci, pero lo que ahora son cenizas antes fue arte. Hubo un día en los que niños brasileños se recreaban y transportaban al antiguo Egipto con el sarcófago e ítems de la momia Sha Amun, después de haber conocido a Luzia, la primera brasileña de la historia y sus coetáneos maxakalisaurus o los dientes de sable. Ahora ya se perdieron esas historias, ya no se podrá imaginar cómo vivió Amenofis o como era cazar dinosaurios, todo porque el gobierno brasileño invertía más en la limpieza de los coches de sus diputados que en mantener su Museo Nacional.