AGENDA

blog

C/Mallorca. 4. 28012. Madrid. 915264426

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

Cuando se quema el arte.

September 11, 2018

Todos conocemos ya el desastre vivido en el Museo Nacional de Arte de Brasil, pero ninguno somos conscientes de todo lo que ello supone. Quizá las paredes de ese palacio no sostenían un Caravaggio, un Warholl o la Mona Lisa de DaVinci, pero lo que ahora son cenizas antes fue arte. Hubo un día en los que niños brasileños se recreaban y transportaban al antiguo Egipto con el sarcófago e ítems de la momia Sha Amun, después de haber conocido a Luzia, la primera brasileña de la historia y sus coetáneos maxakalisaurus o los dientes de sable. Ahora ya se perdieron esas historias, ya no se podrá imaginar cómo vivió Amenofis o como era cazar dinosaurios, todo porque el gobierno brasileño invertía más en la limpieza de los coches de sus diputados que en mantener su Museo Nacional.

 

 

Si miramos las cuentas, el gobierno brasileño tan solo invertía 500.000 reales (Menos de 100.000) al año para mantener el museo. Ahora llegan las lamentaciones. ¿Podríamos imaginar que se pierden Las Meninas de Velázquez porque no invertimos lo suficiente en el Museo del Prado? ¿Qué pasaría si se perdieran los negativos de Cartier-Bresson, se pudriera la Mona Lisa o rompieran los carteles de Tolouse-Lautrec?

 

Todas las obras que están en los museos tienen algo detrás. Los artistas se esforzaron por traspasar la realidad y hacer que la gente se recree, se transporte o incluso llore al ver la belleza de lo que tiene delante. Ese es el valor incalculable que tiene el arte, mucho más de los 100.000€ que recibía el Museo Nacional de Brasil para su mantenimiento, y que, como ha podido verse, ha pasado una factura mucho mayor.

 

¿Y qué hacemos ahora? Cuando las esculturas egipcias se volvieron ceniza todos las recordamos, al igual que recordamos Pompeya antes de ser sepultada por el Vesubio, pero aún queda arte y quedan artistas que siguen trabajando. Como se suele decir, más vale prevenir que curar, pues en este mundo capital podemos decir “más vale invertir que curar”. El arte no va a reportar más que beneficio simbólico y espiritual a la población, y como no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, ahora que hemos perdido más de 20 millones de piezas en un triste incendio, vamos a apreciar el arte que nos dejaron y que estamos creando.

 

 

 

Please reload

Please reload

Search By Tags